dijous, 4 de desembre de 2008

Del paro a Dragó pasando por su Santidad el Papa


Ayer se conocieron los datos del paro. Son horribles, ya es una cosa asumida. El espectáculo es lamentable. El gobierno asume la catástrofe e incluso afirma que irá a peor lo cual contrasta con su natural optimismo. Mientras, la oposición, sigue enredada en su debate de ideas a la vez que Mariano o Cospedal repiten como discos rayados: hay crisis, hay crisis, Zapatero lo negó. Y de ahí no les sacas. En el PP están demasiado con los cuchillos y en el gobierno se dedican a repartir dinero a puñados. Pues perfecto, oye. Entre tanto ruido y escándalo busqué unas palabras reconciliadoras y verdaderas, unas palabras que de verdad solucionaran la crisis. Y oí la voz de Dios en la Tierra, la voz del Papa. El Papa sí que tiene una receta para la crisis. Consiste en que lo importante para superarlo todo es la palabra de Dios. Esto es una revelación muy importante. A partir de ahora los gobiernos ya saben qué hacer, repartir la palabra de Dios en vez de dinero. Sale más barato así que no es mala solución. Claro quizás hubiera que dar un poco de dinero al hábil pensador que ha descubierto esta magnífica solución ya que palabra de dios le sobra, pero es igual. Bueno, ahora en serio, ¿aquí alguien se cree que todos somos imbéciles? ¿Qué pensará una persona que acaba de ser despedida de su trabajo cuando lea lo de la Palabra de Dios? Pues no sé. Yo, por mi parte, creo que el Papa debería salir del Vaticano, abandonarlo todo, todo, menos la palabra de Dios. Estoy seguro que así viviría muy bien. Qué reflexión más intersante. La palabra de Dios. Vete a buscar trabajo con la palabra de Dios a ver qué te dicen. Sin embargo, yo seguía preocupado así que seguí buscando opiniones de gente interesante y encontré ¡oh, lo que encontré¡ una columna de Sánchez dragó. En esta columna Dragó, ese distinguido escritor que se declara naturista y estuvo a punto de morir de no sé qué enfermedad gravísima, dice que es un drogata. Se siente deprimido porque se ha muerto su gato. Dice que hoy se ha tomado un Tranquilmacín antes de escribir, que sólo así se inspiraba. Pero, dragó, ¿qué me importa a mí su gato? Lo siento mucho por la pérdida, es desde luego irreparable, los telediarios deberían abrir con esta noticia. Ni crisis, ni paro, ni nada. El gato muerto de Dragó. Este personaje tiene una gran capacidad para cabrearme. Hace unos años me cabreé con él porque dijo que él no aceptaba que le dieran sin pagar nada a cambio un billete de 5000 pesetas. Luego me eneré de que era naturista, decía que sólo valían las medicinas naturales. Pero sucedió que Dragó sufrió una enfermedad muy grave, como antes dije, y ¿qué hizo Dragó? ¿renunciar a la ayuda de los médicos, esos individuos que trabajan según él con materiales artificiales que no valen para nada?Pues no, se sometió a la intervención, salió bien y encima tuvo la desfachatez de agradecérselo a los médicos diciendo que se había salvado por no sé que chorradas de la mirada de su mujer. Y ahora se le ha muerto un gato. Pues nada, hombre, que se pare el mundo vamos a llorar todos con Sánchez dragó, ese anarquista votante del PP. Apoyemos al genio en estos momentos tan difíciles.