dimecres, 21 de gener de 2009

A la seu d'Iniciativa

Ajagut davall sa funda nòrdica que m'ha arribat, quines coses, de Mallorca, m'he posat a reflexionar sobre l'entrevista que hem tingut amb el fins ara líder d'Iniciativa per Catalunya Verds al Baix Llobregat.

La seu d'ICV es troba al carrer Ciutat, molt aprop de la Plaça Sant Jaume. L'entrada és fosca i només un discret cartell informa de l'existència de la seu del partit, potser sigui perquè aquesta ja era la seu del Partit en la clandestinitat. Sembla petit però no ho és pas, una catefa de passadissos amb curves i escalons ens han conduït, desprès d'esperar un poc, al despatx d'aquest home que, amablement ens ha atès durant més d'una hora.

Dubt molt que un alt carrec de qualsevol altre partit català o espanyol ens haguès atès amb la sinceritat, la dedicació i l'atenció que ell ens ha atorgat. S'ha estès en les respostes i ha fet l'entrevista sucosa. Més tard, i desprès de saludar alguns de Joves, ens ha mostrat les sales executiva i de prensa, aquella típica en que surt el “valiosissim” quadre d'en Tàpies. Rarament, però, no he fet cap foto.

Potser no ho he dit, però aquesta ha estat la segona entrevista i s'enmarcava en un treball d'Estructura Social titulat “La desafecció política de la classe treballadora al Baix Llobregat”. L'altra, a la qual jo tampoc hi vaig poder assistir, va ser amb el líder de CCOO al Baix Llobregat.

No vos avorriré ara amb totes les respostes i opinions que ens ha donat. El que no puc passar sense comentar és el tema eleccions europees ja que hi ha la possibilitat que ICV concorreixi en aquestes amb d'altres partits més petits com, podria ser, el PSM.

Més tard, i abans de menjar una hamburguesa, hem passat per la Plaça St. Jaume i ens hem apropat al Palau de la Generalitat on hi havia dos mossos fent guàrdia. N'Albert li ha dit a un: “Hola tenim reunió amb el senyor Montilla”. A lo que aquell bon homo li ha respost: “Identifiqui's”. Aquell li ha dit que era en Joan Montilla, el fill d'en Montilla. Com suposareu no ha colat, els hem demanat si es podia visitar i ens han dit que no.

Malgrat això hem xerrat una bona estona amb ells, eren molt simpàtics, quan els hem dit que veniem de la seu d'ICV d'una entrevista i que erem estudiants de Politiques ens ha dit un que n'Obama li estava donant color al tema, que saluden als polítics -en veu baixa- “per allò de quedar bé”,

Més tard, i desprès de demanar on s'estudiava polítiques (jo aquí li volia amollar que “On van els mossos de tant en quan a fer ballar les porres”) els hem dit d'on erem i s'altre Albert li ha amollat a un que jo havia vengut de Mallorca expressament per veure el Palau. Ha estat aquí quan aquell tipo ha entrat a dedins i ens ha tret uns llibrets d'informació “per preparar el pròxim treball”. “En català” -a n'Albert-, “en català” -a s'altre- i “en català salet” -a jo, naturalment-. I res, lo tipic de que en ser president els haviem de millorar no se que.

N'Albert s'ha despedit amb un “Visca els mossos, que son millor que la nacional!”, a lo que el tio ha contestat: “Visca els estudiants de polítiques”. Curiós, sens dubte.

I poca cosa més, he tornat a Cerdanyola amb Renfe, he pillat un kebab, el m'he menjat i mem si faig un poc de feina. Per cert, no m'agradaria acabar sense cridar a la mobilització i a la conscienciació ciutadana. Si, amics i amigues, hi ha gent que encara, en ple segle XXI no ha descobert la tecnologia dels auriculars (orellanes) que permeten, apart de malgastar menys energia, que els altres passatgers del tren no hagin d'escoltar la merda de música que aquesta puta gent duu, generalment reguetón, que si fos música mínimament decent, mira. Però no, sempre coincideix que aquells que no porten auriculars solen escoltar aquest tipus de música. Deuen tenir algun complexe que, qualque dia, la sociologia estudiarà.

dijous, 15 de gener de 2009

Debats, rollos i... torero ka mo milo
















Dimarts hi havia concentració a la UAB en suport al poble Palestí i dimecres, a banda de l'examen d'anglès primera entrega que crec que més o manco vaig fer anar, hi havia un debat sobre el finançament de la universitat pública organitzat per JEV-UAB que va ser molt interessant. Hi varen participar un de la PEF/JSC/AJEC en nom d'aquesta darrera, una de les JSC, un de Joves d'Unió, un de les JNC, un de l'AEP i la Delfina de Joves. Hi varen faltar el SEPC, les JERC i les NNGG, aquestes darrers tampoc feien massa falta ja que per catòlics, capitalistes, dretans i orgullosos de ser-ho ja varen bastar els de Convergència i els d'Unió que varen defensar, textualment, “una universitat elitista” i, com no, varen defensar sense complexos la participació de les empreses privades a la universitat. També hi era la flamant vicerectora d'ordenació acadèmica (ja no hi ha vicerectorat d'estudiants, segons pareix esser).
Tampoc vos avorriré, per falta de temps, parlant-vos d'allò que es va parlar. No hi va haver cap novetat ni cap postura que sorprengués. Estaria bé que se repetís. Ahir, també, per rematar, varem quedar a JEV Cerdanyola per parlar del Pla Municipal de Joventut.
Avui, per altra banda, desprès de classe hem quedat amb els de l'ADUAB i quan hem entrat al despatx, hem vist que les coses de la WAFAE (antics i inactius companys de despatx) ja no hi eren i en el seu lloc n'hi havia de L'hortet, una associació que lluita, entre d'altres, en contra dels conreus transgènics. Els hem conegut una mica més tard, a les dues, i desprès d'una estona de xerrar, li he demanat a s'única al·lota que hi havia mem si era de Mallorca i ella m'ha contestat “Si, i tu de Felanitx”. Aquí ja m'ha deixat mort ja que els trets subdialectals tampoc se noten tant, vamos digo yo. Pero si, resulta que l'any passat, un dia d'aquells de kaos de Rodalies (crec que quan hi havia n'Andreu per aquí) varem compartir incerteses i desinformacions ferroviàries. Ella és de Manacor i, com vos podreu suposar, jo no l'havia coneguda...
Més tard hem anat a cercar en JoanRa al bloc “X” (moltes conyes...) de la Vila per anar a dinar per allà. He de confesar que crec que des de que estudii a sa UAB no havia pujat mai a sa vila, encara que hi estat un cap de setmana quan en Miquel Lluis hi estudiava i una setmana amb unes colònies de la ONCE. La recordava igual encara que, he de dir, no recordava que hi haguès sa quantitat brutal de moixos ("gats") esterilitzats, això si, pels sàdics i sàdiques de Veterinària. xD
Desprès hem tengut una llarga tertúlia/discussió política en que, com és habitual anava jo contra el món, contra el món de prejudicis i falsetats difoses per la premsa dretana i sensacionalista d'aquest pais.
Bé, demà torn tenir examen d'anglès i he de fer molts de treballs, m'estrés només de pensar-ho i, encara que sigui un tòpic d'aquest bloc (intentaré expressar-ho d'una manera diferent d'altres vegades) ses previsions son d'unes qualificacions fredotes, dolentotes, carabassotes que ja me basten ses que hi ha...
Per acabar vos deix amb un video d'un estil que no m'agrada posar però, en aquest cas, faré una excepció ja que l'he trobat mitjanament curiós. Si qualcú el sap traduir ja me dirà coses...

dilluns, 12 de gener de 2009

A nuestros líderes políticos

Avui dematí estavem a 2 graus, i encara que no era dels dies pitjors, hi havia gelada. A Relacions Internacionals, i a base de Power Point, ens hem ventilat dos temes. Demà passat examen d'anglès, i divendres un altre. He de fer molts de treballs. No se per on he de començar.
N'Obama va dir que si algú llançava coets sobre la casa on dormen les seves filles, ell faria tot lo possible per evitar-ho però en canvi quan el que es llança son missils i bombes no cassolanes sobre una de les zones més poblades i pobres del món, el flamant hipòcrita no diu res.
Encara que potser val més això que esser tan fals com és en Zapatero, que als mítins es posiciona en contra d'Israel però a l'hora de la veritat no fa res (podria retirar l'amabaixador com ha fet en Chaves, però no li interessa).
L'únic partit que es va manifestar a Madrid en contra del genocidi va ser Izquierda Unida, també hi eren els actors (titiriteros, com en diria aquell), també hipòcrites perquè van de progresuperguays en contra de la guerra encara que desprès es venen (^^) abans de les eleccions per un canon.
Mentrestant a Israel els polítics que han perpetrat la matança augmenten en intenció de vot. Manda guevos amb els jueus sionistes...
Total, per una grapada de morts israelians provocada pels coets cassolans de Hamas, l'Estat Hebreu ha assassinat a més de mil persones, la majoria civils, però això, quina importància té?
Bé, del Mallorca ja no val la pena fer comentaris. Per cert, sorpren que l'article següent l'escrigui una política.
A nuestros líderes políticos
LUISA MORGANTINI
Ni una palabra, ni un sólo recuerdo, ni una señal de dolor por los cientos de muertos: mujeres, niños, ancianos y militantes de Hamás, también ellos son seres humanos. Hogares, edificios enteros, ministerios, escuelas, farmacias, comisarías de policía, hospitales hechos pedazos. ¿A dónde ha ido a parar vuestra compasión? ¿Cómo podeís seguir callados o disculpar siquiera la permanente política de agresión israelí?Los habitantes de Gaza y de los Territorios Ocupados (West Bank) –todos palestinos– están pagando el precio del terrible fracaso de la comunidad internacional, incapaz de obligar a Israel a respetar la ley internacional y a poner fin a su sangriento colonialismo. Es cierto que Hamás, con sus cohetes, constituye también una amenaza para los colonos israelíes y para la población civil que debería ser condenada. ¡Basta ya con la impunidad de Israel y el continuo chantaje de sus líderes!Desde 1967, Israel ocupa militarmente los territorios palestinos. Una ocupación brutal: el robo descarado de la tierra, la demolición de casas, los checkpoints donde los palestinos son continuamente humillados y hostigados; las colonias que no dejan de construirse de forma ilegal y que se apropian no sólo de la tierra, sino de todos los recursos acuíferos, destruyendo las cosechas; y miles de prisioneros políticos que ni siquiera tienen el derecho a recibir visitas de su familia.Vosotros, líderes políticos: ¿acaso no habéis visto alguna vez la desesperación en los ojos de un campesino palestino que, desesperado, se abraza al tronco de su olivo mientras los bulldozers intentan desarraigarlo, mientras los soldados le golpean con sus rifles para obligarle a soltarlo? ¿O a una mujer dando a luz detrás de una roca mientras su marido corta el cordón umbilical con una piedra porque los soldados israelíes, simplemente, no le dejan cruzar el checkpoint para ir al hospital? ¿Habéis visto a Um Kamel, desalojada de su casa, construida con el sacrificio de toda una vida, porque los fanáticos judíos –no las víctimas del Holocausto, sino los de Brooklyn–, piensan que esa tierra les pertenece por mandato divino y que, por lo tanto, tienen derecho a ocuparla para construir otra colonia judía en el corazón de la ciudad vieja de Jerusalén?¿No habéis visto, quizá, a los niños de los pueblos de los alrededores de Tuwani, al sur de Hebrón, que para ir a la escuela se ven obligados a caminar durante más de una hora y media porque los judíos han construido una colonia en el medio de la carretera que une las dos ciudades y si les ven pasar por allí son atacados con piedras y otros objetos? ¿O a los pastores de Tuwani, que ven las aguas de sus pozos envenenadas por los fanáticos y no pueden dar de beber a su ganado? ¿O la ciudad de Hebrón, reducida a la nada porque 400 colonos judíos han ocupado la ciudad vieja que, a su vez, se ha visto rodeada por miles de soldados que han expulsado de sus casas a sus propietarios palestinos obligándoles a cerrar más de 840 comercios?¿No habéis visto, acaso, el muro que atraviesa calles y barrios; que roba tierras de cultivo; que separa a las familias palestinas; que se apropia de la tierra fértil y de los acuíferos en beneficio de Israel? ¿No habéis visto a los pacientes de cáncer esperando en el paso de Eretz el permiso para poder recibir tratamiento en los hospitales y siendo detenidos y obligados a regresar por “razones de seguridad”?En los últimos 19 meses, 283 personas han muerto por falta del cuidado médico que deberían haber recibido en algún lugar del extranjero porque no les permitieron cruzar a pesar de recibir garantía por parte de los médicos israelíes, pertenecientes a un grupo de defensores de los Derechos Humanos.¿Habéis sentido el frío de las noches de Gaza, un frío que atraviesa los huesos porque no hay ni luz, ni combustible?¿O acaso sabéis de los bebés prematuros nacidos en el hospital de Shifa, cuyos pequeños cuerpos luchan por sobrevivir, pero que mueren irremediablemente cuando su incubadora se queda sin luz durante media hora?¿No habéis visto el miedo, el terror en los ojos de los niños, sus cuerpos destrozados? Ciertamente, el miedo de los niños de Sderot no es diferente y los cohetes de Hamás también pueden matar, pero, al menos, ellos tienen un lugar donde cobijarse y, afortunadamente, nunca han tenido que ver sus edificios bombardeados, docenas de cuerpos desmembrados o aviones que lanzan bombas de fragmentación sobre sus cabezas. Una sola muerte es ya mucho, pero el “número de muertes” también suma en la cuenta del horror.Desde 2002, 20 personas han muerto debido a los cohetes, mientras que en Gaza miles y miles de casas han sido destruidas y más de 3.000 gazawis han resultado muertos, incluyendo cientos de niños que no tenían nada que ver con el lanzamiento de cohetes.Cuando, en las manifestaciones que están teniendo lugar en toda Europa, se queman banderas israelíes, vosotros, los líderes políticos, mostráis enseguida vuestro enérgico rechazo, gritáis vuestra condena a los cuatro vientos. Estáis en vuestro derecho. Yo no quemo banderas de Israel, ni las de ningún otro país, y creo que también Israel tiene derecho a existir, pero me hubiera gustado oír también vuestros gritos de rechazo y de pena ante todas estas muertes y toda esta destrucción debida a la arrogancia y a la crueldad de un Estado que ni siquiera respeta la ley internacional. Me hubiera gustado oíros mandar a Israel que cese de disparar, que ponga fin al bloqueo de Gaza, que detenga la construcción de colonias en los territorios ocupados, que acabe con la ocupación militar, que respete y ponga en practica las resoluciones de las Naciones Unidas. Porque esa y sólo esa sería una forma efectiva de acabar con su inseguridad.Y, de paso, escuchen también a los miles de ciudadanos israelíes que se manifiestan en Tel Aviv. Escuchen lo que gritan: “No queremos ser enemigos, detengan la ocupación, detengan la masacre”.¡Dios, en qué mundo tan horrible estamos viviendo!

Luisa Morgantini es Vicepresidenta del Parlamento Europeo
Traducción de Pilar Salamanca
Extret d'aqui (Publico.es)

divendres, 9 de gener de 2009

Vuelva usted mañana


VUELVA USTED MAÑANA, de Mariano José de Larra


Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal a la pereza. Nosotros, que ya en uno de nuestros artículos anteriores estuvimos más serios de lo que nunca nos habíamos propuesto, no entraremos ahora en largas y profundas investigaciones acerca de la historia de este pecado, por más que conozcamos que hay pecados que pican en historia, y que la historia de los pecados sería un tanto cuanto divertida. Convengamos solamente en que esta institución ha cerrado y cerrará las puertas del cielo a más de un cristiano.
Estas reflexiones hacía yo casualmente no hace muchos días, cuando se presentó en mi casa un extranjero de estos que, en buena o en mala parte, han de tener siempre de nuestro país una idea exagerada e hiperbólica; de éstos que, o creen que los hombres aquí son todavía los espléndidos, francos, generosos y caballerescos seres de hace dos siglos, o que son aún las tribus nómadas del otro lado del Atlante: en el primer caso vienen imaginando que nuestro carácter se conserva tan intacto como nuestra ruina; en el segundo vienen temblando por esos caminos, y preguntan si son los ladrones que los han de despojar los individuos de algún cuerpo de guardia establecido precisamente para defenderlos de los azares de un camino, comunes a todos los países.
Verdad es que nuestro país no es de aquellos que se conocen a primera ni a segunda vista, y si no temiéramos que nos llamasen atrevidos, lo compararíamos de buena gana a esos juegos de manos sorprendentes e inescrutables para el que ignora su artificio, que estribando en una grandísima bagatela, suelen después de sabidos dejar asombrado de su poca perspicacia al mismo que se devanó los sesos por buscarles causas extrañas. Muchas veces la falta de una causa determinante en las cosas nos hace creer que debe de haberlas profundas para mantenerlas al abrigo de nuestra penetración. Tal es el orgullo del hombre, que más quiere declarar en alta voz que las cosas son incomprensibles cuando no las comprende él, que confesar que el ignorarlas puede depender de su torpeza.
Esto no obstante, como quiera que entre nosotros mismos se hallen muchos en esta ignorancia de los verdaderos resortes que nos mueven, no tendremos derecho para extrañar que los extranjeros no los puedan tan fácilmente penetrar.
Un extranjero de éstos fué el que se presentó en mi casa, provisto de competentes cartas de recomendación para mi persona. Asuntos intrincados de familia, reclamaciones futuras, y aun proyectos vastos concebidos en París de invertir aquí sus cuantiosos caudales en tal cual especulación industrial o mercantil, eran los motivos que a nuestra patria le conducían.
Acostumbrado a la actividad en que viven nuestros vecinos, me aseguró formalmente que pensaba permanecer aquí muy poco tiempo, sobre todo si no encontraba pronto objeto seguro en que invertir su capital. Parecióme el extranjero digno de alguna consideración, trabé presto amistad con él, y lleno de lástima traté de persuadirle a que se volviese a su casa cuanto antes, siempre que seriamente trajese otro fin que no fuese el de pasearse. Admiróle la proposición, y fué preciso explicarme más claro.
--Mirad --le dije--, monsieur Sans-délai, que así se llamaba; vos venís decidido a pasar quince días, y a solventar en ellos vuestros asuntos.

--Ciertamente --me contestó--. Quince días, y es mucho. Mañana por la mañana buscamos un genealogista para mis asuntos de familia; por la tarde revuelve sus libros, busca mis ascendientes, y por la noche ya sé quién soy. En cuanto a mis reclamaciones, pasado mañana las presento fundadas en los datos que aquél me dé, legalizados en debida forma; y como será una cosa clara y de justicia innegable (pues sólo en este caso haré valer mis derechos), al tercer día se juzga el caso y soy dueño de lo mío. En cuanto a mis especulaciones, en que pienso invertir mis caudales, al cuarto día ya habré presentado mis proposiciones. Serán buenas o malas, y admitidas o desechadas en el acto, y son cinco días; en el sexto, séptimo y octavo, veo lo que hay que ver en Madrid; descanso el noveno; el décimo tomo mi asiento en la diligencia, si no me conviene estar más tiempo aquí, y me vuelvo a mi casa; aún me sobran de los quince, cinco días.
Al llegar aquí monsieur Sans-délai, traté de reprimir una carcajada que me andaba retozando ya hacía rato en el cuerpo, y si mi educación logró sofocar mi inoportuna jovialidad, no fué bastante a impedir que se asomase a mis labios una suave sonrisa de asombro y de lástima que sus planes ejecutivos me sacaban al rostro mal de mi grado.
--Permitidme, monsieur Sans-délai --le dije entre socarrón y formal--, permitidme que os convide a comer para el día en que llevéis quince meses de estancia en Madrid.

--¿Cómo?

--Dentro de quince meses estáis aquí todavía.

--¿Os burláis?

--No por cierto.

--¿No me podré marchar cuando quiera? ¡Cierto que la idea es graciosa!

--Sabed que no estáis en vuestro país activo y trabajador.

--¡Oh!, los españoles que han viajado por el extranjero han adquirido la costumbre de hablar mal de su país por hacerse superiores a sus compatriotas.

--Os aseguro que en los quince días con que contáis, no habréis podido hablar siquiera a una sola de las personas cuya cooperación necesitáis.

--¡Hipérboles! Yo les comunicaré a todos mi actividad.

--Todos os comunicarán su inercia.
Conocí que no estaba el señor de Sans-délai muy dispuesto a dejarse convencer sino por la experiencia, y callé por entonces, bien seguro de que no tardarían mucho los hechos en hablar por mí.
Amaneció el día siguiente, y salimos entrambos a buscar un genealogista, lo cual sólo se pudo hacer preguntando de amigo en amigo y de conocido en conocido; encontrámosle por fin, y el buen señor, aturdido de ver nuestra precipitación, declaró francamente que necesitaba tomarse algún tiempo; instósele, y por mucho favor nos dijo definitivamente que nos diéramos una vuelta por allí dentro de unos días. Sonreíme y marchámonos. Pasaron tres días: fuimos.
--Vuelva usted mañana --nos respondió la criada--, porque el señor no se ha levantado todavía.--Vuelva usted mañana --nos dijo al siguiente día--, porque el amo acaba de salir.--Vuelva usted mañana --nos respondió al otro--, porque el amo está durmiendo la siesta.--Vuelva usted mañana --nos respondió el lunes siguiente--, porque hoy ha ido a los toros.--¿Qué día, a qué hora se ve a un español? Vímosle por fin, y Vuelva usted mañana --nos dijo--, porque se me ha olvidado. Vuelva usted mañana, porque no está en limpio.
A los quince días ya estuvo; pero mi amigo le había pedido una noticia del apellido Díez, y él había entendido Díaz y la noticia no servía. Esperando nuevas pruebas, nada dije a mi amigo, desesperado ya de dar jamás con sus abuelos.
Es claro que faltando este principio no tuvieron lugar las reclamaciones.
Para las proposiciones que acerca de varios establecimientos y empresas utilísimas pensaba hacer, había sido preciso buscar un traductor; por los mismos pasos que el genealogista nos hizo pasar el traductor; de mañana en mañana nos llevó hasta el fin del mes. Averiguamos que necesitaba dinero diariamente para comer, con la mayor urgencia; sin embargo, nunca encontraba momento oportuno para trabajar. El escribiente hizo después otro tanto con las copias, sobre llenarlas de mentiras, porque un escribiente que sepa escribir no le hay en este país.
No paró aquí; un sastre tardó veinte días en hacerle un frac, que le había mandado llevarle en veinticuatro horas; el zapatero le obligó con su tardanza a comprar botas hechas; la planchadora necesitó quince días para plancharle una camisola; y el sombrerero, a quien le había enviado su sombrero a variar el ala, le tuvo dos días con la cabeza al aire y sin salir de casa.
Sus conocidos y amigos no le asistían a una sola cita, ni avisaban cuando faltaban, ni respondían a sus esquelas. ¡Qué formalidad y qué exactitud!
--¿Qué os parece de esta tierra, monsieur Sans-délai? --le dije al llegar a estas pruebas.

--Me parece que son hombres singulares...

--Pues así son todos. No comerán por no llevar la comida a la boca.
Presentóse con todo, yendo y viniendo días, una proposición de mejoras para un ramo que no citaré, quedando recomendada eficacísimamente.
A los cuatro días volvimos a saber el éxito de nuestra pretensión.
--Vuelva usted mañana --nos dijo el portero--. El oficial de la mesa no ha venido hoy.

--Grande causa le habrá detenido --dije yo entre mí. Fuímonos a dar un paseo, y nos encontramos, ¡qué casualidad! al oficial de la mesa en el Retiro, ocupadísimo en dar una vuelta con su señora al hermoso sol de los inviernos claros de Madrid.
Martes era el día siguiente, y nos dijo el portero:
--Vuelva usted mañana, porque el señor oficial de la mesa no da audiencia hoy.

--Grandes negocios habrán cargado sobre él--, dije yo.
Como soy el diablo y aun he sido duende, busqué ocasión de echar una ojeada por el agujero de una cerradura. Su señoría estaba echando un cigarrito al brasero, y con una charada del Correo entre manos que le debía costar trabajo [acertar] el acertar.
--Es imposible verle hoy --le dije a mi compañero--; su señoría está, en efecto, ocupadísimo.
Diónos audiencia el miércoles inmediato, y ¡qué fatalidad! el expediente había pasado a informe, por desgracia, a la única persona enemiga indispensable de monsieur y [su plan] de su plan, porque era quien debía salir en él perjudicado. Vivió el expediente dos meses en informe, y vino tan informado como era de esperar. Verdad es que nosotros no habíamos podido encontrar empeño para una persona muy amiga del informante. Esta persona tenía unos ojos muy hermosos, los cuales sin duda alguna le hubieran convencido en sus ratos perdidos de la justicia de nuestra causa.
Vuelto de informe, se cayó en la cuenta en la sección de nuestra bendita oficina de que el tal expediente no correspondía a aquel ramo; era preciso rectificar este pequeño error; pasóse al ramo, establecimiento y mesa correspondiente, y hétenos caminando después de tres meses a la cola siempre de nuestro expediente, como hurón que busca el conejo, y sin poderlo sacar muerto ni vivo de la huronera. Fué el caso al llegar aquí que el expediente salió del primer establecimiento y nunca llegó al otro.
--De aquí se remitió con fecha de tantos --decían en uno.--Aquí no ha llegado nada --decían en otro.

--¡Voto va! --dije yo a monsieur Sans-délai-- ¿sabéis que nuestro expediente se ha quedado en el aire como el alma de Garibay, y que debe de estar ahora posado como una paloma sobre algún tejado de esta activa población?
Hubo que hacer otro. ¡Vuelta a los empeños! ¡Vuelta a la prisa! ¡Qué delirio!
--Es indispensable --dijo el oficial con voz campanuda--, que esas cosas vayan por sus trámites regulares.
Es decir, que el toque estaba, como el toque del ejercicio militar, en llevar nuestro expediente tantos o cuantos años de servicio.
Por último, después de cerca de medio año de subir y bajar, y estar a la firma o al informe, o a la aprobación, o al despacho, o debajo de la mesa, y de volver siempre mañana, salió con una notita al margen que decía: "A pesar de la justicia y utilidad del plan del exponente, negado".
--¡Ah, ah, monsieur Sans-délai! --exclamé riéndome a carcajadas--; éste es nuestro negocio.
Pero monsieur Sans-délai se daba a todos los oficinistas, que es como si dijéramos a todos los diablos.
--¿Para esto he echado yo viaje tan largo? ¿Después de seis meses no habré conseguido sino que me digan en todas partes diariamente: Vuelva usted mañana? ¿Y cuando este dichoso mañana llega, en fin, nos dicen redondamente que no? ¿Y vengo a darles dinero? ¿Y vengo a hacerles favor? Preciso es que la intriga más enredada se haya fraguado para oponerse a nuestras miras.

--¿Intriga, monsieur Sans-délai? No hay hombre capaz de seguir dos horas una intriga. La pereza es la verdadera intriga; os juro que no hay otra; ésa es la gran causa oculta: es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas.
Al llegar aquí, no quiero pasar en silencio algunas razones de las que me dieron para la anterior negativa, aunque sea una pequeña digresión.
--Ese hombre se va a perder --me decía un personaje muy grave y muy patriótico.

--Esa no es una razón --le repuse--; si él se arruina, nada, nada se habrá perdido en concederle lo que pide; él llevará el castigo de su osadía o de su ignorancia.

--¿Cómo ha de salir con su intención?

--Y suponga usted que quiere tirar su dinero y perderse; ¿no puede uno aquí morirse siquiera, sin tener un empeño para el oficial de la mesa?

--Puede perjudicar a los que hasta ahora han hecho de otra manera eso mismo que ese señor extranjero quiere.

--¿A los que lo han hecho de otra manera, es decir, peor?

--Sí, pero lo han hecho.

--Sería lástima que se acabara el modo de hacer mal las cosas. Conque, porque siempre se han hecho las cosas del modo peor posible, ¿será preciso tener consideraciones con los perpetuadores del mal? Antes se debiera mirar si podrían perjudicar los antiguos al moderno.

--Así está establecido; así se ha hecho hasta aquí; así lo seguiremos haciendo.

--Por esa razón deberían darle a usted papilla todavía como cuando nació.

--En fin, señor [Bachiller] Fígaro, es un extranjero.

--¿Y por qué no lo hacen los naturales del país?

--Con esas socaliñas vienen a sacarnos la sangre.

--Señor mío --exclamé, sin llevar más adelante mi paciencia--, está usted en un error harto general. Usted es como muchos que tienen la diabólica manía de empezar siempre por poner obstáculos a todo lo bueno, y el que pueda que los venza. Aquí tenemos el loco orgullo de no saber nada, de quererlo adivinar todo y no reconocer maestros. Las naciones que han tenido, ya que no el saber, deseos de él, no han encontrado otro remedio que el de recurrir a los que sabían más que ellas.
Un extranjero --seguí --que corre a un país que le es desconocido, para arriesgar en él sus caudales, pone en circulación un capital nuevo, contribuye a la sociedad, a quien hace un inmenso beneficio con su talento y su dinero. Si pierde, es un héroe; si gana, es muy justo que logre el premio de su trabajo, pues nos proporciona ventajas que no podíamos acarrearnos solos. Ese extranjero que se establece en este país, no viene a sacar de él el dinero, como usted supone; necesariamente se establece y se arraiga en él, y a la vuelta de media docena de años, ni es extranjero ya, ni puede serlo; sus más caros intereses y su familia le ligan al nuevo país que ha adoptado; toma cariño al suelo donde ha hecho su fortuna, al pueblo donde ha escogido una compañera; sus hijos son españoles, y sus nietos lo serán; en vez de extraer el dinero, ha venido a dejar un capital suyo que traía, invirtiéndole y haciéndole producir; ha dejado otro capital de talento, que vale por lo menos tanto como el del dinero; ha dado de comer a los pocos o muchos naturales de quien ha tenido necesariamente que valerse; ha hecho una mejora, y hasta ha contribuído al aumento de la población con su nueva familia. Convencidos de estas importantes verdades, todos los gobiernos sabios y prudentes han llamado a sí a los extranjeros: a su grande hospitalidad ha debido siempre la Francia su alto grado de esplendor; a los extranjeros de todo el mundo que ha llamado la Rusia, ha debido el llegar a ser una de las primeras naciones en muchísimo menos tiempo que el que han tardado otras en llegar a ser las últimas; a los extranjeros han debido los Estados Unidos... Pero veo por sus gestos de usted --concluí interrumpiéndome oportunamente a mí mismo-- que es muy difícil convencer al que está persuadido de que no se debe convencer. ¡Por cierto, si usted mandara, podríamos fundar en usted grandes esperanzas! [La fortuna es que hay hombres que mandan más ilustrados que usted, que desean el bien de su país, y dicen: "Hágase el milagro y hágalo el diablo." Con el Gobierno que en el día tenemos, no estamos ya en el caso de sucumbir a los ignorantes o a los malintencionados, y quizá ahora se logre que las cosas vayan a mejor, aunque despacio, mal que les pese a los batuecos.]
Concluída esta filípica, fuíme en busca de mi Sans-délai.
--Me marcho, señor [Bachiller] Fígaro--me dijo--. En este país no hay tiempo para hacer nada; sólo me limitaré a ver lo que haya en la capital de más notable.

--¡Ay! mi amigo --le dije--, idos en paz, y no queráis acabar con vuestra poca paciencia; mirad que la mayor parte de nuestras cosas no se ven.

--¿Es posible?

--¿Nunca me habéis de creer? Acordáos de los quince días...
Un gesto de monsieur Sans-délai me indicó que no le había gustado el recuerdo.
--Vuelva usted mañana--nos decían en todas partes--, porque hoy no se ve.

--Ponga usted un memorialito para que le den a usted permiso especial.
Era cosa de ver la cara de mi amigo al oír lo del memorialito: representábasele en la imaginación el informe, y el empeño, y los seis meses, y... Contentóse con decir:

--Soy extranjero--. ¡Buena recomendación entre los amables compatriotas míos!
Aturdíase mi amigo cada vez más, y cada vez nos comprendía menos. Días y días tardamos en ver [a fuerza de esquelas y de volver] las pocas rarezas que tenemos guardadas. Finalmente, después de medio año largo, si es que puede haber un medio año más largo que otro, se restituyó mi recomendado a su patria maldiciendo de esta tierra, y dándome la razón que yo ya antes me tenía, y llevando al extranjero noticias excelentes de [las] nuestras costumbres [de nuestros batuecos]; diciendo, sobre todo, que en seis meses no había podido hacer otra cosa sino volver siempre mañana, y que a la vuelta de tanto mañana, eternamente futuro, lo mejor, o más bien lo único que había podido hacer bueno, había sido marcharse.
¿Tendrá razón, perezoso lector (si es que has llegado ya a esto que estoy escribiendo), tendrá razón el buen monsieur Sans-délai en hablar mal de nosotros y de nuestra pereza? ¿Será cosa de que vuelva el día de mañana con gusto a visitar nuestros hogares? Dejemos esta cuestión para mañana, porque ya estarás cansado de leer hoy: si mañana u otro día no tienes, como sueles, pereza de volver a la librería, pereza de sacar tu bolsillo y pereza de abrir los ojos para hojear [los pocos folletos] que tengo que darte [ya], te contaré cómo a mí mismo, que todo esto veo y conozco y callo mucho más, me ha sucedido muchas veces, llevado de esta influencia, hija del clima y de otras causas, perder de pereza más de una conquista amorosa; abandonar más de una pretensión empezada y las esperanzas de más de un empleo, que me hubiera sido acaso, con más actividad, poco menos que asequible; renunciar, en fin, por pereza de hacer una visita justa o necesaria, a relaciones sociales que hubieran podido valerme de mucho en el transcurso de mi vida; te confesaré que no hay negocio que pueda hacer hoy que no deje para mañana; te referiré que me levanto a las once, y duermo siesta; que paso haciendo el quinto pie de la mesa de un café, hablando o roncando, como buen español, las siete y las ocho horas seguidas; te añadiré que cuando cierran el café, me arrastro lentamente a mi tertulia diaria (porque de pereza no tengo más que una), y un cigarrito tras otro me alcanzan clavado en un sitial, y bostezando sin cesar, las doce o la una de la madrugada; que muchas noches no ceno de pereza, y de pereza no me acuesto; en fin, lector de mi alma, te declararé que de tantas veces como estuve en esta vida desesperado, ninguna me ahorqué y siempre fué de pereza. Y concluyo por hoy confesándote que ha más de tres meses que tengo, como la primera entre mis apuntaciones, el título de este artículo, que llamé: Vuelva usted mañana; que todas las noches y muchas tardes he querido durante ese tiempo escribir algo en él, y todas las noches apagaba mi luz diciéndome a mí mismo con la más pueril credulidad en mis propias resoluciones: ¡Eh, mañana le escribiré! Da gracias a que llegó por fin este mañana, que no es del todo malo; pero ¡ay de aquel mañana que no ha de llegar jamás!
(El Pobrecito Hablador, enero de1833)

dimecres, 7 de gener de 2009

Començament glaçat



Amb quatre seguratas al passadís he entrat a l'aula 101 de la facultat de Lletres per tal d'assistir a la primera sessió de presentacions de Parlar en Públic per agafar idees de cara a la meva pròpia presentació que encara no he preparat ni ideat. Ha estat molt interessant amb presentacions que han anat des de la radioactivitat d'un aditiu (l'E...) que, entre d'altres, el contenen els donuts feta aquesta pel David, un estudi sociològic d'un mercat amb les distintes técniques segons les ètnies dels venedors, un estudi sobre la preparació d'un gran esdeveniment esportiu (d'un de periodisme que treballa en la preparació del GP de Catalunya de Formula), la organització d'un concert d'una banda de música (d'una companya valenciana) o de la perillositat dels raigs ultraviolats. Jo, a hores d'ara estic entre centrar la meva presentació en les dinàmiques entre les potències regionals d'Orient Pròxim (tema, a més, molt d'actualitat) o fer una xerrada sobre s'ensaïmada mallorquina. No i convé que, a banda de fer la presentació, fagi via a presentar els altres lliuraments perquè, a hores d'ara, estic suspès...
Abans d'això m'he passat per l'assemblea encara que no hi havia res important a tractar, de fet m'hi he passat per fer temps fins a la una ja que avui, sincerament, ha estat un dia “xorra”, un d'aquells dies en que t'arrepenteixes de no haver fet campana, d'haver deixat el llit tan d'hora i amb tant de fred desprès d'una nit de no dormir gens bé. Dic això no només pel fred mortal que feia el dematí sinó perquè el professor de Relacions Internacionals no s'ha presentat i la professora dels dimecres d'naglès tampoc, encara que en aquest cas ha vengut la dels dilluns i divendres amb la seva filla de vuit anys i no hem fet res important i mos ha amollat ben d'hora. Bé, només dir que hem treballat amb un text que tenia sa lletra minúscula cosa que m'ha fet gairebé impossible seguir la feina i és que he de dir que vaig perdre l'estoig (crec que) per Mallorca amb la lupa amb llum i un pendrive d dedins. No, i per sa poca feina que vaig fer no hagués importat gens treure s'estoig.
I xerrant de fred, me comentaven ahir que a Sant Cugat estava nevant encara que aquesta no cuallava. Avui m'han dit que a altres punts del Valles també havia nevat encara que no quedava. Més concretament a Barberà, ciutat veïna (aferrada) de Cerdanyola, cosa que me fa pensar que per aquí alomillor també nevava. Jo sincerament amb el fred que feia, no vaig treure es nas a comprovar si feia neu o només era aigua.
El que si puc dir és que no mos varem banyar quan varem venir més que un poquet des de la parada del bus fins a n'es pis. Lo que si que mos va passar va ser que RENFE ( o Rogamos Empujen Nuestros Ferrocarriles Estropeados) va fallar. Apart de que el tren s'aturàs enmig d'es tros un parell de vegades però poc temps, varem estar molt de temps aturats a El Prat de Llobregat perquè es veu que un altre tren s'havia averiat a dins d'un tunel i no ens donaven prioritat. Això ho va dir un guardia a un home que, desprès d'una bona estona, li va demanar. Lo que fa més ràbia, però, és que no se dignin a informar per megafonia.
Bé, a l'instant m'hen hauré d'anar a comprar aigua per beure i com vos podreu suposar, amb aquest fred, no me fa gens de ganes...

dilluns, 5 de gener de 2009

Això s'acaba


Tot lo bo s’acaba, i aquest tediós període vacacional no pot ser una excepció. Demà ja agafarem sa motxilla d’anar a escola i partirem, en bon dia de Reis, ben carregats (o lo que sa motxilla permeti, amb els apunts i un tupper de sopes molt bones fetes d’avui) cap a Catalunya per preparar amb optimisme i laboriositat (mem si es vera) la costa de Gener que serà més dura que la de l’any passat ja que durant aquestes vacances (tan curtes) no n’he fotut ni brot.
I això de que no he fet res de profit no va de bromes, per fer no he tengut coions ni de mirar quan tenc els examens de febrer per poder comprar els bitllets així que, cosa que no m’havia passat mai, m’en vaig sense saber amb exactitud quan tornaré cap a Mallorca però bé. I com dic, de la gran quantitat de treballs que no he fet ni em parlam però, eh, m’he fet un facebook, he anat de compres i tot això!
No tenc gaire coses que contar i si les tenc no m’enrecord. S’altre dia varem fer un dinar de classe de quart d’ESO i, tot i que havíem reservat taula per 25 i a n’es final només érem 15, va anar molt bé. S’haurà de repetir.
I res, a Gaza segueixen els cruels i desproporcionats atacs sionistes amb només un mort israelià i més de cinc cents morts palestins, i és que aquesta és la diferència entre néixer a una banda o a s’altre del mur aquest de la vergonya, com uns pocs quilòmetres poden marcar el destí d’una vida. A més, l’exèrcit jueu està impedint a les ambulàncies recollir els ferits, encara que siguin civils, i als hospitals col·lapsats per no tenir no tenen ni anestèsia. Tot això mentre nosaltres aquí gastarem una barbaritat en carrosses i regals de reis i mentre els nostres governants, com sempre, no passen de fer tímides declaracions que de res serveixen a part de per xupar càmera.
Per cert, parlant de sa colcada de reis de Ciutat, he de dir que valor molt positivament les mesures que s’han adoptat enguany que, per exemple, deixaran un espai a Cort perquè nins i nines afiliats a la ONCE puguin estar més aprop dels Reis.
Idò res, que els reis se portin bé i si duen carbó, almanco servirà per fer foc, que encara farà fred. I jo, mem si a Cerdanyola me centr una mica.

dijous, 1 de gener de 2009

Tots amb Palestina









"...Y nos venden sus mentiras por televisión
Engañando al personal yendo de salvador
No hay acuerdo, procedamos a la destrucción
Mataremos sin piedad
Mil muertos más, qué más da, es mi guerra
Voy a lanzar mi arsenal a la tierra
Los muertos los ponen los demás, la miseria
Yo tengo licencia pa matar, a la mierda!!
Siempre en la vanguardia militar
Son los aliados de la OTAN
Máquinas perfectas de matar
Asesinan en el nombre de la paz..."
.
Fotos d'ElPais.com i text de la cançó Tio Sam d'Ska-P